Añade aquí tu texto de cabecera

1) Algunas lesiones de la rodilla

 

La consulta al ortopedista por problemas de rodilla es una de las más frecuentes.

La rodilla es la articulación más grande del cuerpo y una de las que más fácil se lesiona. Se compone de la parte inferior del hueso del muslo (fémur) que rota sobre el extremo superior del hueso de la pierna, (tibia) y la rótula que se desliza en una ranura en el extremo del fémur. La rodilla también contiene grandes ligamentos que ayudan al control del movimiento, mantienen unidos los huesos y refuerzan y protegen a la articulación contra los movimiento anormales. Otra estructura importante, es el menisco, que es una cuña de cartílago blando entre el fémur y la tibia que sirve para amortiguar la rodilla y le ayuda a absorber los impactos de los huesos durante el movimiento.

 

Muchas lesiones de rodilla pueden tratarse con éxito sin cirugía, mientras que otras requieren una cirugía para corregir.

Muchos deportistas experimentan lesiones en los ligamentos de su rodilla. De los cuatro ligamentos principales que se encuentran en la rodilla, el ligamento cruzado anterior (LCA) y el ligamento interno o colateral interno (LCI) son los que más se lesionan en el deporte. El ligamento cruzado posterior (LCP) también se lesiona frecuentemente y menos el colateral externo y el complejo póstero lateral.


Lesión del Ligamento Cruzado Anterior

Los cambios de dirección con velocidad, la desaceleración brusca en una carrera y una caída desde un salto pueden causar desgarros en el LCA. Los deportistas que practican esquí, basquetbol y los que utilizan calzado con tapones como los jugadores de fútbol y rugby son más susceptibles a las lesiones del LCA. También se pueden lesionar personas que no practican deportes, durante el trabajo o por una simple caída.  


Lesión en el Ligamento Colateral Interno

Las lesiones del LCI son causadas generalmente por un golpe directo en el lado externo de la rodilla. Estos tipos de lesiones a menudo ocurren en los deportes de contacto como el fútbol, rugby o basquetbol, también por una simple caída.


Lesión del Ligamento Cruzado Posterior

El LCP es a menudo lesionado tanto en personas que no practican deportes como en deportistas. En estos últimos se produce cuando reciben un golpe en la parte frontal de la rodilla, o hacen un paso en falso simple en el campo de juego o caen con la rodilla en flexión máxima.


Desgarro del Menisco

El menisco es un cartílago resistente y elástico que está unido a los ligamentos de la rodilla. Actúa como un amortiguador, absorbiendo el choque entre el fémur y la tibia. Durante las actividades deportivas, las lesiones del menisco se pueden producir cuando se gira, pivotea, desacelerando o siendo tacleado. El contacto directo, cuando se traba por ejemplo, también puede lesionarlo. Las lesiones meniscales también se producen fuera de la práctica deportiva ante un movimiento de rotación en la edad media de la vida, o sea, cuando los meniscos han perdido elasticidad.


Lesiones del Cartílago Articular

El cartílago articular reviste todas las superficies de fricción de la rodilla. Se puede lesionar por un traumatismo directo sobre la rodilla durante la práctica deportiva o microtraumatismos repetitivos que se producen durante el deporte, la actividad física o laboral. La consecuencia de estas lesiones es el envejecimiento temprano de la rodilla y artrosis.


Lesiones del Ligamento Colateral Externo y Complejo Póstero Lateral

Las lesiones del LCE y del CPL se presentan con menos frecuencia que las anteriores, son causadas generalmente por traumatismos de alta energía o durante la práctica de deportes de contacto como el fútbol, rugby o basquetbol por un golpe directo en el lado interno de la rodilla.


2) Algunas enfermedades de la rodilla

conozca nuestro

protocolo por covid

Contacto

    Solicitar turno

    agosto 2021
    Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
    2627282930311
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    303112345
    Abrir chat
    Solicite su turno por mensaje