Lesiones del cartílago del tobillo

Si usted siente un dolor persistente en su tobillo que va en aumento día a día, es probable que haya una lesión en los cartílagos de su articulación. El cartílago articular es una capa de tejido suave y resbaladiza que cubre los huesos de todas las articulaciones para permitir el movimiento.

Este tejido puede sufrir daños como resultado de una lesión o enfermedad. Cuando el cartílago del hueso se ablanda se lo denomina “condromalacia”.   La torsión del tobillo puede obligar a que los huesos impacten uno sobre el otro y causar la lesión de esta delgada capa que es el cartílago.  Al igual que con la fractura de un hueso, el cartílago puede sufrir también una fractura y a esto se lo llama “fractura condral”, que por lo general es causada por un impacto directo o por un giro brusco del tobillo. Hay casos en los que se lesiona el cartílago y también una pequeña porción de hueso que está debajo de él. A esto se lo denomina “lesión osteocondral” y puede aparecer sin que haya habido traumatismos ni torceduras.

ankle_osteocondral.jpg

El cartílago no recibe nutrición de los vasos sanguíneos, por lo que no puede repararse a sí mismo. Si el cartílago se daña, los trozos de cartílago pueden desprenderse y de esta forma pasan a ser “cuerpos libres” dentro de la articulación y causar un pellizco o pinzamiento en el tobillo.

ankle_arthroscopy_loose_body.jpg

Como el movimiento de las articulaciones depende del cartílago articular, el daño de éste impide el movimiento del tobillo y también produce dolor.

Cuadro clínico

El dolor se produce con el movimiento y cuando se carga el peso sobre la articulación del tobillo. Es probable que haya inflamación y aparezca hinchazón durante o después del ejercicio. También usted puede experimentar una sensación de chasquido o que se traba el tobillo al moverlo. Si las piezas de cartílago roto son grandes usted también puede experimentar una sensación de inestabilidad. En muchos casos esto se produce luego de torceduras o esguinces del tobillo, pero hay también casos en los que la lesión se presenta sin que haya habido ningún tipo de traumatismo previamente.

Diagnóstico

El médico utiliza a las radiografías se para descartar una fractura del hueso. Una resonancia magnética le mostrará el grado de daño del cartílago y los órganos sueltos que pueden estar irritando al tejido blando de la articulación. La tomografía axial computada le mostrará la forma, el tamaño y la localización exacta de la lesión del hueso que está por debajo del cartílago enfermo.

Tratamiento

Si no existe hinchazón ni está impedido el movimiento, el médico indicará no cargar el peso y realizar terapia física para disminuir el dolor, sobretodo en aquellos casos en los que hubo un traumatismo que originó los síntomas. Si hay lesión del hueso o cuerpos libres estará indicada la cirugía mínimamente invasiva por medio de la artroscopía, para retirar los trozos de cartílago rotos, los cuerpos libres y tratar las zonas afectadas para estimular el crecimiento de una nueva superficie llamada “fibrocartílago”. Esta no es tan lisa y brillante como el cartílago articular original, pero es eficaz para prevenir que el hueso no quede al descubierto y comprometa la movilidad.

El período de recuperación es variable dependiendo del tamaño, la posición y la gravedad de la lesión y puede ser necesario el uso de muletas. Sin embargo, la mayoría de los pacientes se recuperan a lo largo de un período de seis semanas.

Links relacionados

http://www.montanaspinecenter.com

http://www.emedicinehealth.com


Ver artroscopía de tobillo

 


Centro Modelo Junín, Pellegrini 171, Junín Bs As
Solicitar turno al Te/Fax (0236) 443-3380 - Secretarias: Laura y Silvina
secretaria@drestebancaleta.com.ar
©2010-2014 Esteban Caleta